Noviembre de 1990, parte 4

En el episodio 43 de TDK 90s continuamos escuchando los discos editados en noviembre de 1990. Suenan algunas bandas americanas como Pain Teens, Course Of Empire y Buffalo Tom. También el primer simple firmado con su nombre de Moby, The Wake, Swervedriver y dos discos que se convirtieron en clásicos de Bad Religion y los Happy Mondays.

Pain Teens – Born In Blood

Born in Blood es el segundo disco de la banda de Texas Pain Teens. Lo editaron por medio de Trance Syndicate, el sello del baterista de Butthole Surfers. El sonido de Pain Teens es predominantemente noise y experimental y la presencia que tiene Bliss Blood en escena es uno de los rasgos distintivos de la banda, además de los ambientes sonoros cargados de delays, samples y efectos. Para la producción de algunas canciones también solían utilizar otros instrumentos como el violín, la marimba, el saxo o percusión. Solían incursionar en este tipo de mezclas para generar esa pared de ruido. 

Los Pain Teens fueron de los primeros en fusionar tantas cosas juntas al estilo goth industrial experimental que tenían. Bliss Blood y Scott Ayers, además de ser pareja, eran las dos partes de esa ecuación: en la voz y en la instrumentación. Lo loco es que en los 2 mil Bliss se mudó a Nueva York y se dedicó a tocar el ukelele y cantar jazz en una orquesta típica tradicional llamada The Moonlighters.

Course Of Empire – Course Of Empire

Desde Dallas, en el estado de Texas, surgió un pequeño fenómeno local con la banda Course Of Empire. El grupo comenzó en los últimos años de los 80s a hacerse un nombre por su mezcla de influencias que iban desde el folk rock más zonal a algunos guiños con la movida industrial de Chicago. Y en sus primeros shows, se hicieron conocidos por dejar algunos tambores ubicados entre la audiencia de sus shows, e invitaban a la gente a sumarse tocándolos durante el recital. El efecto dicen que era muy físico, porque sentías que la música te entraba desde todos lados. Pero a medida que la banda fue creciendo en audiencia, tuvieron que abandonar la costumbre porque la gente empezó a revolear los tambores por la cabeza. Pero algo de eso quedó cuando se juntaron a grabar su autotitulado primer disco, Course Of Empire, que tiene dos bateristas, algo bastante inusual.

Buffalo Tom – Birdbrain

Además de ser la figura principal de DInosaur Jr, J Mascis trabajó en varias ocasiones como productor. Es el caso, por ejemplo, del disco Birdbrain de Buffalo Tom. El cantante y guitarrista de la banda, Bill Janovitz, dijo que Mascis aportó lo que le faltaba al grupo para desarrollar el sonido y la impronta que buscaban. Claro, después de sacar su primer disco en 1989, fueron catalogados como hijos de Dinosaur Jr, quizás el mejor apodo despectivo de la década. Pero bueno, tampoco ayudó demasiado a la originalidad que Mascis haya participado de la producción. Desde los primeros acordes, el Birdbrain de Buffalo Tom sigue la huella de su predecesor, pero ya sin culpas.

Moby – Mobility

Otro artista que comenzó su carrera en 1990 fue Moby. En 1989, él y su amigo, el artista Damian Loeb se habían mudado a New York para pegarla, cada uno en su campo. Enseguida Moby empieza a conseguir trabajo como dj en bares y se convierte en el guitarrista de la banda Ultra Vivid Scene. Pero lo que Moby realmente quería era convertirse en un artista electrónico, algo más que un dj. Y en el verano americano de 1990, hace su debut con un show lleno de problemas técnicos pero que se veía que el tipo tenía algo diferente. Y además lo hizo vestido de traje, algo que no tenía ningún sentido dentro de ese circuito. Pero le funcionó, porque firmó con el sello Instinct Records cuando recién arrancaba. El sello eran sólo tres personas que hacían de todo, y Moby de hecho grabó varios sencillos todos con nombres diferentes para que pareciera que tenían firmados a más artistas. Pero en noviembre dijo “basta, ahora comienza mi carrera” y firmó como Moby su primer sencillo Mobility.

The Wake – Make It Loud

Make It Loud es el nombre del tercer disco de la banda escocesa The Wake. Y se tomaban su tiempito para grabar, porque para 1990 ya llevaban 8 años de carrera. Y terminarían siendo, si bien no una de las bandas más prolíficas, si una de las más longevas del indie pop británico, durando más de 12 años. Algo bastante inusual en una escena llena de egos y conflictos y rivalidades. Cuando el sello Sarah Records comenzó a armar su plantel de bandas a finales de los 80s, todas súper jóvenes, pensaron como directores técnicos de fútbol y decidieron convocar a The Wake como la banda de experiencia que acompañe a los pibitos. Así es como graban Make It Loud, un irónico disco de indie pop con costado oscuro, para bailar con la cabeza gacha, escondiendo las lágrimas o la sonrisa.

Swervedriver – Rave Down

La historia de Swervedriver empieza en un colegio secundario de Oxford allá por el año 1984. Se conocieron, forjaron una amistad y formaron un grupo llamado Shake Appeal. Tocaban algo de garage 60 y eran fans de los Stooges y de MC5. Al tiempo se dieron cuenta de que para crecer debían explorar nuevas alternativas y empezaron a escuchar bandas de la escena alternativa americana. Grabaron un demo y se lo dieron a Mark Gardener de Ride que no dudó en pasárselo a Alan McGee de Creation Records. Por esas cosas de la vida, el grupo se separó a finales de los 80, pero Adam Franklin se mudó a Londres y siguió con el proyecto como Swervedriver. Y de ahí salió el primer sencillo editado: “Son of Mustang Ford”. 

En lugar de sacar un disco, lanzaron una serie de EPs de cuatro temas. El primero fue Son of Mustang Ford y el segundo Rave Down, que es el que editaron precisamente en noviembre de 1990. Ambos recibieron críticas favorables y también los singles, lo que hizo que la prensa indie británica prestara más atención a la creciente escena shoegaze.

Bad Religion – Against The Grain

Bad Religion cumplía 10 años en 1990 y lo festejaron -en realidad no- con el lanzamiento de su quinto disco, Against The Grain. La expectativa en los fans y en la prensa musical era altísima, porque venían de dos discos que ya son clásicos como Suffer y No Control, en el 88 y 89. Con cada lanzamiento vendían más y más copias, y sus shows se llenaban todas las noches. Y de alguna manera, con los 100.000 discos que vendieron de Against The Grain, comenzaron a romper el techo de cristal que tenían las bandas punk hasta ese momento. Y se anticiparon a la toma del mainstream que iban a encabezar Green Day y The Offspring unos años después. Y si de anticipación hablamos, el disco tiene el que probablemente sea el tema más conocido de los Bad Religion y una mirada profética al futuro cibernético: 21 First Century Digital Boy. 

Happy Mondays – Pills n Thrills And Bellyaches

Una fiesta sin comienzo ni final. Esa es la definición que podríamos dar del tercer álbum de estudio de los Happy Mondays. En Pills ‘n’ Thrills and Bellyaches están todas las canciones más conocidas y el talento del DJ Paul Oakenfold en la producción. A diferencia de los Stone Roses, que eran más clásicos para componer melodías pop, los Mondays adoptaron mucho más la lógica moderna del sampleo y la cultura remix, dos presupuestos que caracterizan la escena del acid house británico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s